TRONAS

Las tronas de bebés son sillas especiales para alimentar a los bebés que ya pueden sostenerse solos, o a niños pequeños. Hay modelos para todo, desde tronas de bebé plegables hasta tronas de viaje para bebés, tronas evolutivas o reclinables.

Filtros activos

Comprar una trona resulta indispensable cuando el bebé cumple 6 meses, edad en la que aprende a sentarse y puede sostener su peso sin ayuda. Si estás buscando un mueble de estos, mira antes sus características para que elijas el más conveniente para ti y tu bebé. También podemos encontrar tronas evolutivas, que se transforman a medida que crecen los niños; algunas de ellas pueden utilizarse desde el mismo momento en que nacen, ya que incluyen una hamaca que encaja en la estructura y le permiten dormir como si estuviese en una cuna.

Tipos de tronas de bebés

Tronas de bebé plegable

Las tronas de bebé plegables son algo más ligeras, pueden llevarse en el coche para cuando comamos fuera de casa, ya sea en casa de tíos y abuelos o en restaurantes. En este tipo de tronas tanto las patas como la bandeja son plegables, y a veces hasta se puede sacar el asiento, que sirve como sillín de viaje.

Tronas básicas

Se trata de tronas de bebés cuya estructura consiste en cuatro patas que sostienen un asiento con una bandeja incluida, para que el bebé coma tranquilo. Por supuesto, traen correas y el asiento y el respaldar acolchados.

Pueden traer ruedas o tener patas fijas, pero son eso, tronas básicas.

Tronas evolutivas

Ya mencionamos que las tronas evolutivas “evolucionan” junto al bebé, pues se adaptan a las distintas edades. Hay algunas que al cabo del tiempo se convierten en unas butacas muy originales y cómodas para que niños y niñas se sienten a la mesa.

Estas tronas se pueden convertir fácilmente en tronas de viaje para bebés, pues aunque no son estrictamente asientos de bebé para el coche, eventualmente se pueden utilizar para tal fin, asegurándolas bien con los cinturones de seguridad.

Por otro lado, hay modelos con y sin bandejas; las que no traen bandejas se acercan a la mesa, siendo la trona un verdadero asiento para el niño o niña. Y las que cuentan con bandeja, eventualmente se les puede retirar. 

Todas, claro, tienen correas o arneses para asegurar al pequeño comensal, sobre todo cuando tiene menos de un año. 

Son realmente prácticas y pueden durar virtualmente toda la infancia de tu hijo o hija, hasta que se puedan sentar cómodamente en las sillas de comedor normales.

Tronas de mesa

Estas son más peculiares porque no son estrictamente tronas, son unos asientos que se encastran o se adhieren al canto de la mesa, y así el niño está en igualdad de condiciones que el resto de la familia a la hora de comer.

Estas tronas de bebés resultan muy prácticas cuando salimos a comer fuera de casa.

Trona de bebé reclinable

Una trona de bebé reclinable puede resultar muy cómoda para el bebé, especialmente si sales de casa y al peque le da sueño. Reclinas la trona y se convierte en una hamaca en la que descansará plácidamente. 

Hay modelos multiposiciones, donde el respaldo se puede regular a varias alturas y se pueden colocar totalmente tumbadas, totalmente rectas o en posiciones intermedias. Por lo general las tronas evolutivas son también reclinables.

Nuevo registro de cuenta

¿Ya tienes una cuenta?
Entrar en vez O Restablecer la contraseña